Los pagos digitales cada vez son más rentables

La tecnología avanza cada día y a unos pasos acelerados. Hace tan solo unos años ni siquiera nos podríamos plantear mirar el saldo de nuestra cuenta desde Internet y hoy podemos hacer casi cualquier cosa desde la comodidad de nuestro sofá. El mundo está cambiando y nosotros nuestros hábitos y formas con él.

Los pagos digitales se han convertido en una manera única de poder abonar cualquier cosa que se nos antoje. Según el informe del Wold Payments Report 2017 las previsiones son de un aumento del 10,9% anual hasta finales de 2020. Si observamos que estamos en 2017 son tres años creciendo con ese porcentaje que puede suponer toda una garantía de éxito.

El informe además anota que los pagos entre medianas y grandes empresas así como organismos públicos también aumentará considerablemente. Hasta un 6,5% anual con el que se cuentan 122.000 millones de operaciones. algo nada despreciable. Con estos datos para la fecha, se espera que pagar con moneda vaya quedando obsoleto.

El móvil, la forma tecnológica del futuro

Cuando pensamos en Internet, pagos online o películas para descargar lo primero que se nos viene a la cabeza es el ordenador que tenemos en casa. Desde que conocemos la tecnología como algo habitual el PC ha estado con nosotros pero hoy las cosas son muy diferentes. La cantidad de dispositivos con los que contamos para hacer cualquier cosa en la red es hoy más grande que nunca.

De todos los que hemos visto hasta ahora, el móvil sigue siendo el más utilizado. A pesar de que algunos expertos de la tecnología auguran su desaparición dentro de muy pocos años, la realidad es hoy bastante diferente. Con el teléfono podemos hacer cualquier tipo de gestión y las empresas de pagos digitales lo saben bastante bien.

Realmente estamos hablando de un apartado en el que queda mucho por hacer y dónde las alternativas pueden ser muy diferentes. Con el paso de los años iremos cuáles son las evoluciones de los pagos en línea de por sí pero de todas maneras, viendo la rapidez con la que se actualiza el día a día de la tecnología, puede que lo tengamos incluso antes de lo previsto. ¿Cuál será entonces el futuro real de la moneda?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *